Investigación de Mercados: Estudio de mercados del sector de Hostales y sus huéspedes en Colombia

SOCIALIZACIÓN DEL PROYECTO A PRESENTAR ANTE VICEMINISTERIO DE TURISMO & FONTUR

Como se había mencionado antes en Asambleas Generales, se requiere la presentación de un proyecto basado en el estudio estadístico cualitativo y cuantitativo del mercado del Hostales y sus huéspedes. Este bajo el siguiente objetivo general:

Objetivo General: “Realizar un estudio de mercados del sector de Hostales y sus huéspedes en Colombia para así generar una estrategia que fortalezca el sector turístico en general. Identificando y caracterizando la oferta y la demanda que se presenta en el país y motivando al mercado informal a formalizarse”.

Objetivos Específicos

1. Dimensionar y analizar la oferta de hostales en Colombia.

2. Dimensionar y analizar la demanda de hostales a nivel nacional.

3.   Caracterizar la oferta y la demanda de los hostales a nivel nacional.

4.  Establecer planes de acción para promover el subsector de hostales.

Iniciada la reunión se procede a socializar la propuesta o proyecto a presentar ante el Viceministerio de Turismo & el Fondo de Promoción Turística – FONTUR. Con la Presencia de Peter Dale colaborador del proyecto se formaliza la propuesta bajo la cual se obtiene la cotización del proyecto. Analizada la necesidad y la viabilidad del proyecto se procede con la aprobación del mismo y los roles que juega cada miembro de junta directiva dentro de este.

En el presente articulo se comparten los detalles del proyecto presentado ante El Fondo de Promoción Turística FONTUR, con el fin de realizar el primer estudio de la oferta y demanda del mercado backpacker a nivel nacional. “Es Hora de darle a nuestro mercado el valor que merece”.

– JUSTIFICACIÓN DEL PROYECTO –

“Estudio de mercados del sector de Hostales y sus huéspedes en Colombia para poder generar una estrategia que fortalezca el sector turístico. Identificando y caracterizando la oferta y la demanda que se presenta en el país y motivando al mercado informal a formalizarse”

Teniendo como base el Plan Sectorial de Turismo 2014-2018 “”Turismo para la construcción de la Paz”” en donde se plantea como objetivo general Posicionar a Colombia como destino turístico sostenible y sustentable reconocido en los mercados mundiales y valorado en los mercados nacionales por su multiculturalidad y mega diversidad, con oferta altamente competitiva que lleve a su máximo nivel a la industria de los viajes y el turismo como potenciador del desarrollo regional y constructor de paz, este proyecto propone incentivar el turismo nacional y extranjero mediante la identificación de mercados potenciales. La propuesta de este proyecto se ajusta al PILAR 3 del Plan Sectorial de Turismo, cuyo objetivo estratégico indica: Promocionar turísticamente a Colombia a nivel regional, nacional e internacional, con estrategias efectivas e innovadoras.

En los últimos años, los destinos emergentes y consolidados han estado invirtiendo y tomando acciones para diversificar sus mercados, buscando llegar a aquellos segmentos que de una u otra forma son tendencia en el mercado turístico nacional e internacional. Esto, naturalmente, con la finalidad de volverse competentes, obtener más visitantes e incrementar sus ingresos. No obstante, existen aún mercados subestimados a los cuales no se les presta la atención debida, lo anterior, quizás a la falta de información acerca de su impacto y los prejuicios. , como es el caso de los “Backpackers” o “Mochileros”.

“Los mochileros, o conocidos internacionalmente como backpackers, son personas en su gran mayoría jóvenes de entre 15 y 30 años que literalmente viajan con mochila a cuestas y, al igual que cualquier segmento del mercado, se caracterizan por determinados hábitos de consumo que demuestran no sólo el valor económico que representan para los destinos, sino la revolución que genera en la industria turística y el impacto social y ambiental en las comunidades receptoras”.

De acuerdo con los resultados de la investigación de la OMT, “los viajes juveniles son uno de los mercados más dinámicos que han presentado un crecimiento considerable en los últimos años. Tan sólo en el año 2010, estos viajes representaron el 20% del total realizado a nivel mundial, generando alrededor de 165 billones de dólares de ingresos mundiales para el turismo. Incluso, dentro de las previsiones de las mencionadas organizaciones, se estima que para el 2020 habrá alrededor de 300 millones de viajeros jóvenes viajando por el mundo al año”.

Cabe resaltar, que los backpackers resultan ser turistas que invierten mucho más en sus viajes que otros turistas tradicionales. En promedio, los viajeros jóvenes gastan de $1,000 a $6,000 dólares por viaje, comparado con el promedio de $1,450 dólares por viaje del turista tradicional. Esto se debe, principalmente, a que las personas jóvenes toman con más frecuencia viajes largos que la mayoría de otros turistas, con lo cual terminan gastando más.

La comunidad Backpacker es un mercado potencial que dinamiza la cadena de valor del turismo a través del consumo local, se estima que alrededor del 60% del presupuesto de los viajeros jóvenes es gastado en el destino y en algunos casos la proporción podría ser mucho mayor que el de los turistas de carácter tradicional. De igual forma, como parte de la dinámica de sus viajes, los turistas backpackers a menudo evitan cadenas internacionales para destinar su gasto a los proveedores locales y/o vendedores independientes, lo que favorece sobre todo a destinos de economías pequeñas o en desarrollo, reduciendo en gran parte la fugas y la concentración de los ingresos por concepto de turismo en pocos empresarios.

En poco tiempo el turismo se ha convertido en un elemento clave de la economía colombiana. Entre el 2005 y el 2015, hubo un crecimiento anual del 12%, tres veces el promedio mundial. Según el WTTC, el turismo en Colombia generó 1.397.000 trabajos en el 2015, un 6.3% de todos los empleos en el país. El turismo es segundo en generación de ingresos para el país, representando el 10.2% de exportaciones.

El conflicto interno y la violencia y crimen relacionados con el narcotráfico crearon una mala imagen que fue un claro obstáculo para el desarrollo del turismo en el país. Como en otros países con problemas de percepción similares (ej. Vietnam), los únicos turistas que se atrevían a visitar Colombia fueron mochileros, turistas jóvenes (18 a 35 años) que tenían un espíritu aventurero y que se tomaban la molestia para ver la realidad mejorada del país. Los hostales son la mejor alternativa de alojamiento, una idea que surgió en 1912 en Alemania, cuando en el Castillo de Altena se adecuaron los dormitorios para estudiantes que requerían una acomodación cómoda, limpia y sobre todo a bajo costo. Lo que empezó como un albergue juvenil terminó en una de las tendencias más importantes del turismo hoy.

Esta vanguardia mochilera fue clave en el desarrollo turístico del país, porque generó una voz a voz positiva no solamente entre los propios mochileros sino entre sus amigos, familiares y los medios de comunicación. La importancia del mercado mochilero fue medida en un estudio realizado para la Asociación de Hostales en 2012 por Quality Time y Optimos.

Este estudio tuvo como objetivo general: Determinar la importancia que concede el turista Backpacker visitante a cada uno de los aspectos que inciden en su satisfacción al visitar un destino turístico.  Evaluar el desempeño de Colombia como destino turístico, en cada uno de los aspectos que generan satisfacción vs. su competencia y Establecer las fortalezas, debilidades y oportunidades de los hostales de Colombia entre el segmento de Backpackers. Y arrojó cifras importantes como: Estadía promedio de 28 días en el país y un gasto promedio total de US $1,372; además de concluir lo siguiente:  Sobre el perfil del “Backpacker”: Los Backpackers “típicos” vienen en su mayoría de Norteamérica o Europa, tienen entre 20 y 30 años y son más hombres (67%) que mujeres. Tienen un buen nivel de educación. Vienen a Colombia en primer lugar por recomendación de amigos, lo que demuestra que tanto la generación “anterior”, los Backpackers “pioneros” que vinieron al país entre los años 2000 a 2011, como los Backpackers que están viajando hoy por el mundo, hablan bien de Colombia y hacen que esté creciendo como destino turístico.

Para que esta tendencia continúe positivamente, es muy importante que se siga logrando los altos niveles de satisfacción e índices de recomendación entre los Backpackers.  Por lo cual se debe poner atención a los rubros de menor satisfacción como son el Tráfico, Nivel de inglés, Limpieza y Orden, Transporte y la Seguridad Personal. El Internet es otro factor importante para atraer turistas Backpackers, para ayudar en la selección de hostales, destinos y actividades por realizar.  En los sitios relevantes para Backpackers se debe buscar resaltar lo positivo (Gente, Diversión, Naturaleza, Música) y minimizar los factores negativos, a través de las opiniones de los huéspedes. El 86% de los Backpackers vienen a Colombia por primera vez, lo cual demuestra tanto el potencial que tiene el país, como el auge en este tipo de turismo.

Hay que tener en cuenta también que el viaje de Backpacker en muchos casos es “una experiencia única de juventud de vida”, así que no se repite en las mismas condiciones. Otra oportunidad para Colombia en el mediano plazo es que el turista pueda repetir su visita en el futuro como “turista de 4/5 estrellas” y no Backpacker.  Para esto se recomienda que FONTUR estudie las posibilidades de hacer un seguimiento a estos turistas, en un programa de CRM, para fomentar una relación a largo plazo con ellos.

A nivel del comportamiento El Backpacker “típico” pasa 28 días en el país, una cifra muy por encima del turista promedio.  Demuestra que Colombia como país ofrece lo suficiente para que el turista Backpacker se quede bastante tiempo en él. Gasta un promedio de US $812, sin alojamiento, y US $560 en alojamiento.  Así que con un gasto total de US $1,372 el Backpacker es un turista muy interesante para el país.

En general el turista “apetecido” por el país es un turista de negocios, que paga un hotel costoso.  El viaje promedio de este turista es de 2 noches con un gasto promedio de US$600, mucho menos que el “Backpacker” promedio.  Además, su viaje de negocios es “obligatorio”, mientras que el viaje del Backpacker es voluntario y puede generar mucha más visita por recomendación. El turista nacional gasta un promedio de solo US$216 por viaje. Estas cifras comparativas demuestran la importancia para el país de una categoría de turista no apreciada como significativa en su aporte económico al país.  Y lo debemos reconocer tanto por su valor de influenciador y “recomendador” como por su gasto actual.

A nivel de planeación, actividades y oportunidades, El Backpacker “típico” planea una ruta general de su visita, con base en recomendaciones de amigos y sitios de internet, donde selecciona el hostal donde se va a hospedar. No planea, sin embargo, sus actividades, ya que muchas son generales – “rumba”, “playa” y “caminar”, que no requieren organización. Tiene mucho tiempo disponible, que puede ser aprovechado por ofertas organizadas por el hostal u operadores locales, que pueden ofrecer paquetes relevantes e interesantes a un costo razonable.  El Backpacker tiene dinero para las cosas que le llaman la atención – ej. salidas a sitios naturales cercanos, visita a restaurantes como Andres Carne de Res, tours guiados como los cerveceros de Bogotá Beer Company, deportes de aventura, entre otros.

A nivel de su satisfacción:  En todas las preguntas relacionadas con su experiencia en Colombia y su nivel de satisfacción, se encuentran evaluaciones muy altas. La propuesta de Colombia – gente amable, diversión, naturaleza única, música, cultura, playa, aventura – es muy atractiva para el Backpacker.  Genera alta satisfacción y altos niveles de recomendación. Es un mercado que debe ser más estratégico para el país, tanto para su ingreso actual, demostrado en este estudio, y su ingreso potencial, a través del fenómeno real y poderoso de “voz a voz” y recomendación por internet.

El estudio fue concentrado en Bogotá y ya han pasado más de 5 años, y por eso se recomienda la realización de un nuevo estudio nacional tipo censo del mercado formal e informal (número de hostales, camas, servicios ofrecidos etc.) para poder estimar la oferta actual, el número total de mochileros que visitan el país hoy y su valor para la economía.

En la actualidad no se cuenta con suficiente información sobre hostales ni mochileros para diseñar las políticas de promoción y mercadeo del país como destino turístico (Artículo 37 de la ley 30 de 1996). Y según el Artículo 8º del decreto 2785 de 2006, Dirección de análisis sectorial y promoción, son funciones de la Dirección de Análisis Sectorial y Promoción el “Elaborar estudios e indicadores sobre el comportamiento del sector turístico a nivel nacional e internacional que permitan la definición de políticas, planes y programas.”

Se recomienda la realización del nuevo estudio con el consorcio Quality Time – Optimos, entidades con más de 30 años de experiencia en investigaciones de mercados, porque ellos desarrollaron una metodología específica para el primer estudio que se debe repetir, para poder hacer comparaciones. Además, las dos empresas tienen una trayectoria muy amplia en investigaciones del turismo nacional e internacional, con la realización de varios estudios para FONTUR (Caracterización de Guías de Turismo de Cartagena, Estudio Nacional de Guianza Turística, Medición del impacto de la Semana de Receso, Estudio ESCNNA, entre otros), proyectos con Procolombia y con entidades privadas como Avianca, Aruba e Irotama.”


Sebastián Alemán

Director Ejecutivo Colombian Hostels Administrador de Empresas Turísticas y Hoteleras, Universidad Externado de Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *